Diez hábitos diarios que mejorarán tu salud

Diseñado por Freepik

1) No compres productos envasados

Di no a los alimentos procesados. Los alimentos procesados llevan todo tipo de aditivos como colorantes, conservantes, aromatizantes y espesantes químicos que pueden resultar nocivos para tu salud.

Es mejor que escojas productos naturales, que vayan directamente de la tierra a tu cesto. Frecuenta mercados, tiendas ecológicas y de proximidad, ya que será donde encontrarás productos ecológicos, de buena calidad y sin pesticidas.

2) Usa sal y azúcar sin refinar

En este artículo sobre el azúcar blanco ya hablamos de lo nocivo para la salud que puede llegar a ser el azúcar refinado.

Por eso debemos sustituir el azúcar blanco refinado por el azúcar integral de caña o por melaza o «miel de caña». También podemos sustituir el chocolate con leche por cacao puro, acompañándolo de pasas, higos u orejones si lo queremos endulzar.

En cuanto a la sal, las mejores opciones son:

  • la Sal de mar sin refinar
  • la Flor de sal
  • la Sal virgen del Himalaya 

¿Por qué estas opciones? Pues porque la sal común o refinada, que es la que solemos encontrar en la mayoría de supermercados, es la que se relaciona con las enfermedades cardiovasculares.

Además, una cantidad muy elevada de sodio (que por cierto, la mayoría lo encontramos en productos procesados y en el pan), provoca desmineralización ósea, sobrecarga de los riñones, celulitis y deshidratación.

Esto se debe a que la sal refinada está compuesta en un 99% por NaCl (cloruro de sodio). Esta cantidad tan elevada de NaCl está totalmente en desequilibrio con otros minerales (sobre todo con el potasio).

La sal virgen, en cambio, está compuesta en un 86% de NaCl y el resto de su composición son otros muchos minerales beneficiosos para la salud.

3) Multiplica el consumo de verduras

Procura que en la mayoría de tus platos haya abundantes verduras y se encuentren todos los colores (cuantos más colores hayan representados, más vitaminas y beneficios obtendremos).

El color verde: relacionado con verduras depurativas del hígado. Ricas en clorofila y en sustancias amargas. Además, son digestivas y antioxidantes.

Frutas y verduras de color rojo: adecuadas para el sistema cardiovascular y con propiedades antioxidantes

Color morado y azulado: positivo para la salud visual, el aparato urinario y la salud circulatoria. Además, estos colores están relacionados con sustancias anticancerígenas y con la preservación de la memoria.

Colores amarillo y naranja: mejoran y protegen la piel, son antioxidantes y anticancerígenos.

Alimentos de color blanco: buenos para la circulación, el sistema inmunológico, los pulmones y para una correcta diuresis del organismo.

Colores oscuros: se trata de alimentos ricos en minerales, muy energéticos y adecuados para el sistema renal.

4) Escucha a tu cuerpo

Muchas veces no somos conscientes del impacto que tienen ciertos alimentos en nuestro organismo. Aunque sí que es verdad que hay alimentos que son más pesados de digerir, cada cuerpo es un mundo y por eso, debemos tener en cuenta qué sensación tenemos al ingerir cada alimento:

¿Alguna vez te has parado a sentir cómo te sienta lo que te acabas de comer?

¿Te has fijado si hay algún alimento que te provoca gases, acidez, dolor después de comer, pesadez o cansancio?

Si es así, prueba de retirar este alimento un tiempo y verás qué cambio notarás en tus digestiones.

5) Añade micronutrientes a tus platos

No solo es importante tener en cuenta la cantidad de carbohidratos, proteínas y grasas que comemos.

Los grandes olvidados suelen ser los micronutrientes, y una gran fuente de ellos los encontramos en las semillas y en las algas.

Por ejemplo, las semillas son ricas en: vitaminas del grupo B, antioxidantes, fibra, grasas saludables y minerales muy importantes como el calcio, el zinc o el selenio.

Por su parte, las algas son ricas en: yodo, calcio, hierro, sodio, fibra, aminoácidos y vitaminas.

6) Ayuda a tu digestión

Antes hemos hablado de alimentos que son menos digestivos. Podemos paliar los efectos secundarios de los mismos añadiendo infusiones digestivas después de las comidas como el anís, el hinojo, la menta, el regaliz, el llantén o la manzanilla.

Además, las especies como la pimienta, la cúrcuma, el jengibre, el cilantro, el comino y otras, también resultan de gran ayuda a la hora de digerir.

¡Fijémonos en la de especies que contiene la comida hindú o árabe y tomemos ejemplo!

7) Toma el sol 20 minutos al día

Ya  hablamos en este artículo de los beneficios de tomar el sol unos minutos cada día para la correcta absorción del calcio y para una buena regulación hormonal.

Así que es de vital importancia encontrar ese momento del día donde el sol nos llene de energía y nos bañe rostro, cuello y brazos sin usar protectores solares.

8) Realiza ejercicio físico diariamente

Haz ejercicio a diario o casi a diario, alterna ejercicios de fuerza con ejercicios cardiovasculares.

Y no solo eso, puedes mejorar tu salud día a día olvidándote de los ascensores: sube las escaleras del metro y las de tu casa.

Ve andado cada día al trabajo, coge la bici, o los patines. No estamos hechos para pasar el día sentados, hay que moverse, y esto es indispensable para no atrofiar nuestra musculatura y para aumentar nuestra calidad de vida.

9) Haz actividades de tu agrado

Busca realizar actividades que te aporten bienestar, alegría y paz varios días a la semana.

Estas son muy subjetivas, pero algunas de ellas podrían ser actividades como la danza, la pintura, el canto, la meditación, la vida social con amigos, la jardinería o la lectura.

Todas estas acciones también contribuyen a disponer de una buena salud mental.

 10) Toma alimentos integrales

Es importante comer cereales y pasta integral, además de patatas y boniatos con piel de origen ecológico.

Consumir alimentos integrales y/o con piel, además de aportar más micronutrientes, nos ayudarán a controlar la cantidad de azúcar en sangre (glucemia).

Articulo escrito por Diana Roig para Aprender para Cambiar

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *