¡Añade algas a tus platos!

Hace ya muchos años que las algas se introdujeron en la dieta de varios países costeros.

Es bien conocida la costumbre de los japoneses de añadir algas a muchos de sus platos, como en la preparación de los famosos «makis». Además, no solo encontramos algas en Japón, ya que también las hay en España.

Por ejemplo, aquí encontramos las algas Kombu, Wakame o incluso el alga Espagueti de Mar, que nos llegan desde las costas de Galicia.

Propiedades de las algas

Las algas tienen un poder increíble ya que contienen entre diez y veinte veces más cantidad de minerales que los vegetales terrestres.

En general, todas las algas son muy ricas en fibra y en minerales como el hierro, el calcio y el yodo. También son de gran ayuda en dietas vegetarianas porque contienen todos los aminoácidos esenciales en una proporción adecuada.

En cuanto a vitaminas destacan la A, B, C, D3, E y K. Debemos saber que eligiendo una u otra alga obtendremos unos beneficios más destacados que otros.

Las algas, además, tienen la propiedad de favorecer la eliminación de metales pesados y contienen un elevado porcentaje de proteínas de una gran digestibilidad (alrededor del 95%).

Dependiendo de la especie de alga y de su dureza, las podremos tomar crudas, en remojo o remojarlas y luego hervirlas:

Crudas

Remojo

Hervidas

Nori (tostarla unos segundos por la parte rugosa a una distancia de 5 cm de la fuente de calor hasta que se torne de un color más claro)

Arame (10′)

Wakame (3′)

Dulce (2′ máximo)

Kombu (30′ previo remojo y cocción de 30′ si es gallega o una hora si es japonesa)

Hiziki (20′-30′ previo remojo y cocción de 30′ en vinagre de arroz y concentrado de manzana)

Agar-agar (remojarla 10′ y hervirla 10′ como mucho a fuego bajo y sin tapar. Gelifica cuando la dejamos enfriar)

Espagueti de mar (previo remojo de 20′ y hervirla 15′)

Cochayuyu (previo remojo de 30′ y cocción de 15′)

Clasifiación de las algas

  • Agar-agar: ésta es una excepción, ya que no es un alga, sino el sucedáneo de un alga.

Podéis reconocer este alga ya que se añade en las ensaladas chinas, son esas tiras transparentes sin sabor, por eso suelen acompañarse de vinagretas.

Pero no solo existen en forma de tira, pues también podemos encontrarla en forma de copos o polvo.

El agar-agar es apropiado cuando existe estreñimiento debido a su alto contenido en fibra. Además, es muy útil para limpiar toxinas y eliminar el exceso de mucosidades tras un resfriado, regenera el intestino y facilita la digestión.

Cabe añadir que el agar-agar o también llamado agar, es un alga muy saciante y como apenas contiene calorías, es de gran ayuda para apoyar dietas de pérdida o mantenimiento de peso.

Se utiliza tanto en cocina para hacer gelatina vegetal como para espesar salsas y purés. Se aconseja usar una cucharada sopera cada 250 ml de líquido para conseguir una textura de gelatina adecuada. Cuanta más cantidad de agar añadamos al agua, más dura nos quedará la textura gelatinosa.

  • Arame:  es un alga muy rica en yodo y calcio, además de ser la más recomendable para problemas circulatorios ya que favorece la salud de los capilares sanguíneos.

    El alga arame es ideal para añadirla en caldos y sopas, salteados de verduras y para combinarla con proteína vegetal.

  • Chlorella: la más adecuada para expulsar metales pesados. Podemos ingerirla cuando existe un exceso de dichos metales en el organismo.

    La podemos tomar en forma de suplemento concentrado cuando queramos potenciar su acción.

    Es el alga depuradora por excelencia.

  • Cochayuyu: de sabor intenso y de consistencia carnosa, es un alga con grandes propiedades. Es el alga con menos yodo de todas -aunque si las tostamos, disminuye aún más su contenido en yodo-.

    Algunas de sus propiedades son: fluidificar las mucosidades, desintoxicar el hígado y eliminar los metales pesados. Tiene propiedades antianémicas, hipolipemiantes y regula el tránsito intestinal.

    Puede usarse en caldos, estofados, ensaladas y hasta en forma de tortilla.

  • Dulce: es rica en carotenoides, y además de ser el alga más rica en hierro, contiene potasio, yodo, magnesio y una gran cantidad de vitamina C.

Se puede freír para consumirla como un riquísimo snack o para rellenos de croquetas, albóndigas y hamburguesas (con el alga bien picadita). También podemos añadirla en ensaladas, sopas, verduras, cremas y purés, ya que es un alga muy fina.

  • Espagueti de Mar: ideal para introducir las algas a los niños, ya que resulta deliciosa rebozada en harina de garbanzo -previo remojo en agua de 30 minutos- y frita en aceite de oliva virgen.

    El alga espagueti de mar resulta interesante para personas que padecen de bruxismo o que son nerviosas y les gusta picar, ya que cuando la comemos hace «crack-crack» y puede usarse como snack.

También posee un alto contenido en yodo, por lo que resulta útil para personas con problemas de peso -el yodo aumenta el metabolismo-.

Además destaca su contenido en calcio (mineral recomendado en casos de osteoporosis), potasio (elimina líquidos), fósforo (para falta de memoria y mantenimiento de huesos y dientes saludables) y hierro (combate la anemia).

  • Hiziki: ¡el alga hiziki contiene 14 veces más calcio que la leche! Así pues, es recomendable en casos de osteoporosis o para madres gestantes.

    Además, el alga hiziki tiene una elevada cantidad de hierro, por lo que podemos usarla en casos de anemia.

    Destaca por regenerar los tejidos ayudando a la cicatrización, aporta elasticidad y belleza a la piel y refuerza los capilares sanguíneos.

    Por otro lado, debemos moderar su consumo ya que al provenir de Japón, puede contener altas cantidades de metales pesados como el arsénico.

Se añade en sopas, verduras y ensaladas. Además puede usarse como relleno de canelones o incluso para hacer sofritos.

  • Kombu: Es un alga dura y la mejor para reblandecer las legumbres durante su cocción.

    Depura nuestro organismo de toxinas y activa la circulación sanguinea. Es muy potente para tratar casos de artritis, artrosis y reuma. Además, es una gran reguladora del colesterol.

  • Nori: Es el alga con más contenido en vitamina A, vitamina conocida por ser indispensable para disponer de una buena salud visual. También es el alga más proteica y favorece la circulación y la digestión.

    Este alga nos ayuda con el control del colesterol gracias a su contenido en ácidos grasos omegas 3, 6 y gracias a su contenido en taurina (aminoácido depurador del hígado).

El alga nori de buena calidad no debe ser de color púrpura, sino que debe poseer un color verde brillante que podemos apreciar a trasluz.

Puede usarse en forma de snack o para cocinar el famoso sushi cuando la tostamos; o incluso podemos utilizarla para acompañar nuestros platos de cereales ¡ya que queda riquísima!

Finalmente, también podemos añadirla en vinagretas o sumergirla en tempura para rebozar.

  • Wakame: es la segunda alga más recomendada para añadir a la cocción de legumbres y es la más rica en calcio después de la hiziki. A parte, contiene altos niveles de vitaminas B y C.

    El alga wakame es muy rica en magnesio, equilibrando así nuestro sistema nervioso, además de participar en el crecimiento de uñas y pelo.

    También aumenta la producción de DHA (un tipo de ácido graso omega 3) evitando el aumento del colesterol.  

    Y por si fuera poco, el alga wakame ayuda al sistema respiratorio previniendo el asma y refuerza el tejido cerebral.

Se añade a ensaladas, purés, paellas, risottos, pescados, verduras ¡y hasta en la fruta!

Ideas para utilizar las algas en tu cocina

Las algas más duras como la wakame o la kombu pueden añadirse en cocciones largas con el resto de ingredientes. Por ejemplo, se añaden a legumbres, sopas, caldos y guisos. También podemos sustituir la sal de mesa añadiendo estas algas para dar sabor.

También pueden ser molidas y utilizadas como condimento para ensaladas, purés y en definitiva, en todos los platos que se te ocurran.

Recomendaciones para el consumo de algas

No debemos consumir más de una cucharada sopera de algas al día (de media), pues tienen un elevado contenido en yodo y sodio. Por eso, conviene limitarlas en caso de hipertensión (por la sal) y en casos de hipertiroidismo porque podría alterar el funcionamiento de la glándula tiroides debido a su alto contenido en yodo.

¡Y ahora ya no tienes excusa para añadir algas a tus platos! 😉

Articulo escrito por Diana Roig para Aprender para Cambiar                                          

4 comentarios sobre “¡Añade algas a tus platos!

  1. Esther Marín dice:

    Una propuesta original, sana y eqilibrada. La claridad del artículo me anima a incorporar esta propuesta a la ya de por si variada dieta mediterranea.

  2. Ariana dice:

    Dicen que será una de las fuentes principales de alimentación en pocos años. Vuestro articulo riguroso y profesional nos acerca un poco más al maridage con los ingredientes de la cocina oriental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *